mapa webhomeSociedad de Amigos del Museo
Sociedad de Amigos del Museo
           SOCIEDAD DE AMIGOS DEL MUSEO       HAZTE AMIGO        PUBLICACIONES
 

Más información sobre la SAM:
mcnc104@mncn.csic.es 

Volver http://www.sam.mncn.csic.es 
  actividades   conferencias   cursos   

Conferencias

Jesús F. Jordá Pardo

Laboratorio de Estudios Paleolíticos, Departamento de Prehistoria y Arqueología, Universidad Nacional de Educación a Distancia, Madrid

J. Emili Aura Tortosa

Departamento de Prehistoria y Arqueologia. Universidad de Valencia


Una cueva para vivir en el Sur durante el último máximo glacial: la Cueva de Nerja (Málaga) en el 50 aniversario de su descubrimiento



01-12-2009
19:00:00
Salón de Actos Museo Nacional de Ciencias Naturales 91 411 13 28


Durante el amplio lapso de tiempo registrado en la Cueva de Nerja comprendido entre 30000 y 3000 años antes del presente, que corresponde al Pleistoceno superior final y al Holoceno inferior y medio, las salas de la entrada de la Cueva de Nerja estuvieron ocupadas por poblaciones de humanos modernos (Homo sapiens) durante las etapas de la Prehistoria conocidas como Gravetiense, Solutrense, Magdaleniense, Epipaleolítico, Neolítico y Calcolítico. A lo largo de ese amplio periodo cronológico en que la cueva estuvo habitada, las diferentes poblaciones que se sucedieron en el tiempo fueron dejando en el suelo de las salas que ocupaban los restos de sus actividades cotidianas (fabricación de instrumentos de piedra y hueso, elaboración de objetos de adorno, realización de recipientes cerámicos, tratamiento, elaboración y consumo de alimentos, etc). El estudio de todos estos restos mediante las modernas técnicas de investigación en Arqueología Prehistórica nos ha permitido conocer como vivieron esas poblaciones, en que ambientes se movieron, que animales utilizaban para su alimentación y en su vestimenta, como se relacionaban con el mar, y otros muchos aspectos de sus actividades y de las características de la costa malagueña en ese amplio lapso de tiempo. Como hechos singulares, podemos señalar la competencia del primer grupo humano que habitó en la cueva con las hienas por el uso de la misma, el consumo de peces, aves y mamíferos marinos propios de latitudes mucho más septentrionales en los momentos más fríos registrados en la secuencia de la cueva o el extraordinario consumo de mejillones y otros moluscos marinos al final del Pleistoceno superior.