mapa webhomeSociedad de Amigos del Museo
Sociedad de Amigos del Museo
           SOCIEDAD DE AMIGOS DEL MUSEO       HAZTE AMIGO        PUBLICACIONES
  Sociedad de Amigos del Museo

Sociedad de Amigos del Museo



Más información sobre la SAM:
mcnc104@mncn.csic.es 

Volver http://www.sam.mncn.csic.es 
  actividades   conferencias   cursos   

Conferencias

Juan Moreno Klemming

Profesor de Investigación. Museo Nacional de Ciencias Naturales. CSIC


Los retos del darwinismo: ¿una teoría en crisis?



21-04-2009
19:00:00
Salón de Actos del Museo Nacional de Ciencias Naturales - 914111328


Hace 150 años que Darwin propuso un mecanismo viable por el que se produce la modificación de los organismos en el transcurso de las generaciones, es decir evolución. Dicho mecanismo, la selección natural basado en variación heredable con efectos sobre la eficacia reproductora, explica la adaptación de los organismos a su ambiente así como la diversificación de los linajes de organismos basada en divergencia ecológica que resulta finalmente en aíslamiento reproductor o especiación. Dicho mecanismo ha provocado una fuerte y constante resistencia en el mundo académico e intelectual desde la propuesta inicial. Desde el argumento de que el mecanismo propuesto era una perogrullada o un argumento circular hasta la utilización sistemática y en muchos casos injustificada de cualquier nuevo resultado científico en biología como contradictorio con la teoría, la resistencia no ha cejado y continúa en nuestros días. La mejor prueba de que la teoría ha resistido todos los embates es que sigue provocando resistencia después de siglo y medio, lo que no se puede decir de ninguna teoría fallida. Su capacidad por explicar la evolución del mundo orgánico sin recurrir a procesos desconocidos o incomprobables sigue siendo imbatible. Las bases del rechazo por parte de ciertos científicos se encuentran en la mayoría de los casos en concepciones filosóficas incompatibles con una concepción materialista y naturalista de la variación en el mundo orgánico. La teoría de evolución por selección natural no necesita constricciones esencialistas, ni fuentes de variación desconocidas, ni saltos cualitativos, ni misteriosas fuentes de auto-organización, solo la transmisión de variación heredable entre generaciones y las presiones ecológicas del ambiente. Ninguna otra teoría evolutiva es tan parsimoniosa ni explica tantos fenómenos con tan escaso bagaje de supuestos. El futuro dirá si seguirá resistiendo los embates como hasta ahora, pero sin duda formará una parte sustancial de cualquier futuro modelo sobre la evolución del mundo orgánico y de nosotros mismos.